Hay personas que padecen “depresión estacional”. Éste tipo de enfermedad aparece generalmente con la finalización del otoño y la llegada del invierno por causa de la disminución de la luz solar y afecta el cerebro, en la producción de serotonina.

Estos pacientes tienen cierta predisposición a la depresión, que se acentúa con los cambios estacionales.

La actitud que tengamos frente a la llegada de ésta estación del año es fundamental, ya que la forma en que percibimos los cambios climáticos y los diferentes hechos del exterior, va a depender de nuestros pensamientos y creencias, que son cómo interpretamos las situaciones de la realidad.

Por lo tanto, cuando dichos pensamientos son negativos, van a generar emociones y sensaciones de angustia y malestar.

Es importante plantearse: ¿Cómo mantener una actitud saludable frente a la llegada del otoño?, a continuación algunas sugerencias:

1. Mantener una actitud positiva, esto significa, ya que cada estación del año tiene sus cosas buenas;

2. Pensar en las actividades que SÍ se pueden realizar en el otoño;

3. Evitar contar los días que faltan para que termine el otoño, ya que genera un estado de estrés y ansiedad;

4. Evitar tener una actitud pasiva porque lleva a un estado depresivo;

5. Tratar de mantener proyectos personales que generen interés por el exterior;

6. Mantener una conducta activa por parte del sujeto;

7. Tener una lista de actividades que resulten gratificantes y que se puedan realizar en el otoño, para poder implementarlas.


Consulta Psicóloga-Sexóloga Susana Martínez